jueves, 23 de marzo de 2017

EL BAR (2017). Álex de la Iglesia


Un bar. Diversos personajes encerrados en su interior ante una amenaza desconocida. Diálogos políticamente incorrectos. Acción esquizofrénica. Y todo en un contexto de vidas desencantadas y ambiente claustrofóbico.
Con dichos parámetros, calculada planificación y las siempre eficaces herramientas del realizador bilbaíno, entre ellas la excelente dirección de actores, el humor macabro o el situar a sus habituales al borde del abismo, Álex confecciona su catorceavo largometraje.
Una película construida en un entorno castizo donde diversos clientes la mar de variopintos, vagabundo-mesiánico, hipster, ludópata, e inocente fémina en busca de amor eterno, son conducidos, gracias al notable plano secuencia inicial, hasta El bar.

En tan típico lugar de nuestra sociedad, con su clásico mando a distancia envuelto en plástico, sus tapas, desayunos, trifásicos y locas conclusiones de temas actuales, ¡sin duda un micro-mundo!, construye un escenario asfixiante alrededor de unos violentos sucesos que se materializan delante de los ojos de los clientes, dando paso a situaciones donde la parroquia del local tendrá que transitar entre la coherencia, la supervivencia, la irracionalidad y las decisiones extremas que les proponen De La Iglesia y Guerricaechevarría, guionistas de la nueva encrucijada cinematográfica.

La televisión como fuente de desinformación (no podía faltar a la fiesta) y ocupada por imágenes de films de terror, entre ellos House on the haunted hill (Willian Castle, 1959), ¡siempre socarrón!, y un panorama interpretativo coral, trepidante y audaz: desde el excelente Jaime Ordóñez al explosivo tándem De la Rosa & Pávez tras la barra, pasando por un ex-policía excitado ante el olor a pólvora (Joaquín Climent) y un desilusionado vendedor a domicilio (Alejandro Awada), ambos conectados al desequilibrio, la amante de las tragaperras Carmen Machi, el ingenuo Mario Casas y la fulminante Blanca Suárez.

Situados, el director vasco vuelve a transitar por esos escenarios que tan bien sabe manejar y donde continúa desenvolviéndose con soltura jugando al exceso. Atacando de forma histérica en aquellos momentos claves, recuperando de su obra señas de identidad, ahogando a sus personajes, profundizando en sus miserias… patrones que, de distinta forma, continúan habitando en su universo, edificando alrededor de su nueva cinta un film nervioso, kamikaze, donde las directrices de todos ellos se pueden cuestionar y dispersar en todo momento hasta transformar la taberna en un descenso a los infiernos.
Un viaje corrosivo, radiactivo, repleto de esos virus que nos muestra en sus títulos de crédito iniciales; que vuelve a poner de manifiesto la audacia de un autor que, a su manera, prosigue aferrado a su estilo, sin abandonar las bases por donde ha transitado y desarrollado su filmografía a lo largo de 25 años.

En El Bar, el thriller, el terror, la comedia, el drama… ¡todo sale a flote durante sus 98 minutos! En un Madrid que Álex desafía y disfraza a su antojo, se mueve entre dos plantas (o tres), manipula a todos aquellos que sitúa delante de su cámara, y logra crear de la inestabilidad, la desconfianza, la paranoia y el miedo un bastión de resistencia en un territorio hostil, que nos puede conducir a La cabina (Antonio Mercero, 1972), a la saga de Jaume Balagueró & Paco Plaza, a El ángel exterminador (Luis Buñuel, 1962), a su cortometraje Mirindas asesinas (1991), a Los odiosos ochos (Quentin Tarantino, 2015)… una mezcla explosiva donde Ordóñez, al más puro estilo Jeff Daniel Phillips en The Lords of Salem (Rob Zombie, 2012), también toca fondo y al Mal con un parecido terrorífico. ¡De La Iglesia en estado puro!

martes, 17 de enero de 2017

EL BUQUE MALDITO #26 ¡Ya disponible!

Ya está a la venta el nuevo número del fanzine El Buque Maldito.

Centramos gran parte de su contenido en las crónicas de los certámenes Cryptshow Festival 2016, SITGES – 49º Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya y XXVII Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián.

El reportaje del SITGES 2016 viene acompañado de las entrevistas a Rob Zombie & Sheri Moon (31, The Lords of Salem), Luigi Cozzi (Blood on Méliès Moon, Contaminación: Alien invade la Tierra), A.D. Calvo (Sweet, sweet lonely girl), Jeremy Gillespie & Steven Kostanski (The Void), Victor Dryere (1974), Emiliano Rocha (Tenemos la carne), Anna Biller (The Love Witch, Viva), Barbara Crampton (Beyond the Gates, Re-Animator) y Terele Pávez (El día de la bestia, Las brujas de Zugarramurdi).

Al margen de la actividad de festivales incluimos los artículos The Void, elogio del terror artesanal, situado en el film de Jeremy Gillespie & Steven Kostanski, y El renacimiento del terror mexicano. La nueva dimensión del horror cósmico, acerca de la nueva eclosión del fantástico confeccionado en México.

Por último, el sábado 4 de marzo a las 11h, y dentro del marco de la sexta edición del Festival de Cine de Terror de Sabadell, vamos a estar presentando el nuevo número del fanzine en la librería Librerío de la Plata, situado en la calle Sant Jaume, número 8, de la ciudad de Sabadell.

PVP: 3,50€ + gastos de envío. 38 páginas.

Pedidos y más información: elbuquemaldito_zine@hotmail.com

TAMBIÉN DISPONIBLE:

FREAKS
C/. Ali Bei, nº10
Barcelona

ARKHAM COMICS
C/. Xuclà, nº16
Barcelona

CINEMASCOPE
C/. Torrent de l'olla, 101
Barcelona




viernes, 10 de junio de 2016

GREEN ROOM (2015). Jeremy Saulnier.

Al igual que Willian Holden y sus muchachos en la épica Grupo salvaje (Sam Peckinpah, 1969), la nueva película de Jeremy Saulnier, una compilación de géneros y veloces riffs, también guarda en la esencia de sus personajes olor a polvo —y a pólvora— y una consigna muy clara: morir matando.

Cuatro jóvenes anti-sistema, miembros de la banda punk The Ain’t Rights, y amantes de la carretera (ésta les conducirá al infierno nacionalsocialista ubicado en un remoto paraje boscoso), son los protagonistas de la cinta; una formación musical intrépida, formada por tres chicos y una chica, donde las voces desgarradas, una rápida batería, y sucias guitarras marcan su patrón.
Pero la mala gestión de un promotor (como diría La Polla Records “un punk de escaparate”) los conducirá hasta un garito regentado por un grupo de adoradores de Hitler, básicamente skins nazis. Y aunque el método interno del grupo se presenta veloz, llegar, tocar, cobrar, y marchar, ¡ojo a la apertura del bolo con la versión del “Nazi Punks Fuck Off” de los míticos Dead Kennedys!, las fatalidades de la vida les ha reservado una sorpresa…

Jeremy Saulnier, con su tercer film, desmonta con la cara de niño bueno que le caracteriza su anterior obra, Blue ruin (2013), un título contenido, siempre a las puertas de explotar, y que encierra en su interior conexiones con Green room: la supervivencia o la constancia hacia un objetivo que, en ambos casos, a medida que avanza todo se complica un poco más…
Ahora, toda aquella suspensión anulada, el grueso evoluciona hacia una vía aniquiladora, que sacude, enfrenta, e incluso une a personas de distinta ideología.
Una lucha contra el fanatismo que colisiona ante un impecable, e implacable, Patrick Stewart, lugarteniente y defensor de su fortaleza donde el rebaño, disciplinado y obediente, cumple su cometido en un entorno de odio, violencia y vacío mental.

Alborotadas las bestias de los dos bandos la hemoglobina no dejará de correr en una contienda esperada, sangrienta, ultra-violenta, bajo la banda sonora de Slayer, cartuchos y perros salvajes. Decisiones erróneas, acciones desafortunadas, maniobras de guerrilla (militar y urbana) llevarán a nuestros protagonistas a sumergirse en el caos que evocan sus letras e ideología, en una marcha hacia la muerte, agónica, convulsa, claustrofóbica, y sin luz al final de túnel.





Saulnier vuelve a mostrar sus armas —cinematográficas— en un trepidante escenario físicamente conectado con el universo de Peckinpah, el Carpenter de Asalto a la comisaría del distrito 13 (1976), espíritu de western, y recuperando el género de pandillas y tribus urbanas tan en boga en décadas pasadas; y donde no quiere profundizar, sino orquestar un desafío, obsequiar al espectador con una sobredosis de odio, hacer latir los corazones a 45 revoluciones por minuto, enfrentar al joven conjunto a una realidad que abraza en sus composiciones, poner a prueba unos cachorros adoctrinados, y al final, sin clemencia alguna, hacer estallar la pantalla. ¡Rápida y mortal!

miércoles, 9 de marzo de 2016

"Espectro (Más allá del fin del mundo)" (Manuel Esteba, 1977), ¡ya disponible en DVD!

EL BUQUE MALDITO presenta ESPECTRO (MÁS ALLÁ DEL FIN DEL MUNDO), una película de Manuel Esteba

"Con un ojo puesto en el clásico de la ciencia ficción post-apocalíptica The World, the Flesh and the Devil, y con el otro en la historia bíblica de Caín y Abel, Manuel Esteba propone con Espectro (Más allá del fin del mundo) una bien intencionada alegoría de corte humanista, merecedora de una mención especial en el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya-SITGES 1977, en la que destaca la esforzada interpretación de Eduardo Fajardo". José Luis Salvador Estébenez (La Abadía de Berzano).

Sinopsis: Dos científicos que han permanecido varios meses bajo tierra realizando una serie de experimentos, los hermanos Antón (Eduardo Fajardo) y Daniel (Daniel Martín), salen al mundo exterior para descubrir con estupefacción que la Tierra ha sufrido un gran cataclismo, alterándose de forma incomprensible la ley de la gravedad. En su estéril búsqueda de vida humana, únicamente hallarán cadáveres y desolación, hasta topar con una misteriosa mujer que despertará entre ellos un deseo incontrolable.

Fogueado como ayudante de dirección de reputados realizadores del cine español de mediados de los cincuenta y principios de los sesenta, Antonio Santillán, Ladislao Vajda, José Mª Elorrieta o León Klimovsky, Manuel Esteba (Barcelona, 1941-2010) se convirtió en el prototípico director de géneros made in Spain que desarrolló una prolífica carrera a costa de arrimarse a todas las corrientes cinematográficas dominantes. Así, abordó por primera vez el fantástico en 1968 con la odisea religiosa-festiva Hola… señor Dios, cuyo moderado éxito repercutió en sus siguientes obras: de Horror Story (1972), parodia del cine de terror interpretada por el dúo cómico los Hermanos Calatrava, al film que nos ocupa, Espectro (Más allá del fin del mundo) (1977), una delirante historia de ciencia ficción con tintes apocalípticos, donde mezcla extraterrestres, ciertas dosis de erotismo y un discurso moral que entrelaza toques de Charles Darwin y desaforadas metáforas de subsistencia irracional, lo cual condicionó que en su día fuera comparada con la obra capital de Stanley Kubrick 2001, una odisea del espacio (1968).

Editada por primera vez en DVD a nivel mundial, la presente edición de Espectro (Más allá del fin del mundo) se ha realizado a partir del máster original localizado en formato Betacam y dentro de las mejores condiciones posibles.
Versión íntegra (UNCUT). Edición limitada.

ESPECTRO (MÁS ALLÁ DEL FIN DEL MUNDO) – EBM 004

Director: Manuel Esteba
Intérpretes: Eduardo Fajardo, Daniel Martín, Inka María, Julián Ugarte, Víctor Israel
Duración: 75 minutos
Año: 1977
Nacionalidad: España
Idiomas: Castellano
Imagen: Color
Formato: 4:3
Región: 0
Sistema: PAL
Lanzamiento: 7 de marzo de 2016
PVP: 10€ (gastos de envío inclusive)

CONTENIDO EXTRA:

-Pressbook español
-Cartel de la película
-Carátulas VHS
-Foto de rodaje
-Ficha de su participación SITGES 1977


PEDIDOS:


TAMBIÉN DISPONIBLE:

FREAKS
C/. Ali Bei, nº10
Barcelona


martes, 1 de marzo de 2016

Edición en DVD de "Espectro (Más allá del fin del mundo)"

El lunes 7 de marzo sale a la venta la edición en DVD de Espectro (Más allá del fin del mundo) (Manuel Esteba, 1977).

A modo de avance, aquí tenéis la carátula y un video del film.

https://www.youtube.com/watch?v=-3TH0FhX2sg&feature=youtu.be






lunes, 22 de febrero de 2016

Macario Gómez; firmado Mac.

El pasado martes 16 de febrero, y gracias a las gestiones de Wiman y David Muñoz, me reencontraba con el extraordinario cartelista Macario Gómez (Reus, 1926), toda una eminencia, junto a Jano o Montalbán, en el arte de la confección de carteles de cine.

La citada reunión, era el pretexto para entrevistar a Mac y repasar junto al artista catalán su trayectoria en dicho campo; camino que iniciaba en la década de los cincuenta y cerraba, después de más de 3.000 trabajos a sus espaldas, a finales de los ochenta con la confección del afiche para el film El placer de matar (1989), de Félix Rotaeta.

Cumplida la misión, tras un primer encuentro en la sección Brigadoon del SITGES 2012 gracias al cortometraje-documental de David Muñoz Un chico de portada (El arte de Macario Gómez) (2012), donde no fue posible realizar la entrevista por motivos laborales de un servidor, en el próximo número de El Buque Maldito, ¡por fin!, podréis leer la interviú con Mac. ¡Todo un placer para un coleccionista de carteles de cine como yo y amante del séptimo arte!